jueves, 7 de junio de 2012

Una suiza, ¿por qué no?



En la última entrada de la bala motivada se trataron los músculos necesarios para mejorar nuestro rendimiento deportivo y aunque todo sonaba muy bonito, la verdad es que la mayoría de runners tenemos alergia a las pesas, al gimnasio y a todo aquello que sea demasiado estático.


La realidad es que preferimos correr y correr, y con introducir algo de variación en los entrenos, ya sean recorridos diferentes, distancias o ritmos, somos más que felices (al fin y al cabo lo que nos gusta es poner un pie delante del otro y disfrutar sufriendo). Las balas no son una excepción y no pisan un gimnasio desde hace muchísimo tiempo y después del 10 kilómetros de la Autoridad Portuaria en el que mejoraron sus marcas, el calendario parece muy desierto hasta la media maratón de final de año así que porque no probar en la montaña en estos meses de larga espera.


Con calma y con el objetivo de correr un 10 kilómetros en Teror el próximo 21 de julio decidí iniciarme por terrenos pedregosos y completar unos 12 kilómetros de distancia hasta que en mitad del barranco de Guiniguada me di cuenta que la montaña entraña mayor castigo para mis débiles músculos y rodillas. Por tanto, no quedara otra que si no quiero morir entre cuestas y tierra tendré que sí o sí fortalecer la musculatura. Así que la pregunta era como empezar sin pisar la sala de pesas…y todo se solucionó con la fitball.


La fitball o pelota suiza nos permite trabajar los abdominales y las piernas con nuestro propio peso lo que reduce la posibilidad de lesionarnos y además al ser una superficie inestable nos obliga a mantener el equilibrio, por lo que debemos trabajar con músculos más profundos y difíciles de localizar. Además, particularmente, me parece mucho más entretenido y permite trabajarlo en casa disponiendo de muy poco tiempo, lo cual es otra ventaja.


En Internet existen infinidad de ejercicios y videos explicativos para trabajar los distintos grupos musculares así que cualquiera puede combinarlos y trabajar los músculos deseados. De momento, no puedo garantizar resultados pero si consigo hacer una tirada larga de montaña sin que me duelan demasiado las piernas habrán cumplido su objetivo.



La bala motivada.

4 comentarios:

  1. Es cierto que hay que estar fuerte muscularmente para aguantar en la montaña. Se pueden hacer cosillas en casa, pero si meto una fitball de esas en la mía mi mujer me pone de patitas en la calle. ¿fortalecer has dicho? Ayer por la noche subí desde las Alcaravaneras a 7 Palmas y bajé por Escaleritas machaándome los cuadriceps. Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Hacer ejercicios de fuerza son fundamentales para evitar lesiones.
    El problema, por lo menos en mi caso, es el tiempo. Por lo cual la mayor parte de las veces tengo que sacrificar estos ejercicios y sufrir en la montaña.

    El entrenamiento de Gonzalo, también me parece muy bueno. Yo hago algo parecido en Barcelona y se agradece.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Creo que, el que mejor compagina de todos nosotros, los locales, esto de correr y pesas es Manuel.

    Yo, al igual que Gonzalo y José, ni tengo tiempo ni ganas para hacer estos complementos a última hora de cada día, antes de acostarme.

    El refuerzo muscular es mi asignatura pendiente año tras año. En una prueba con mayor componente de fuerza que la propia carrera, como es la marcha, mi margen de "mejora" respecto a mis marcas actuales sería mayor que actualmente, donde baso todo en los monotemáticos rodajes.


    Saludos queridas y anónimas balas.

    algún día seguiremos el rastro de vuestra pólvora, con la ayuda de Colombo y McGiver.

    ResponderEliminar
  4. Hola! Hace tiempo que sigo el blog y me gustaría hacer llegar una muy buena sugerencia. Si me facilitaís un email de contacto os la hago llegar.
    Gracias y a seguir así!
    Jose
    joseferrero88@gmail.com

    ResponderEliminar